MI HISTORIA




Mi pueblo, mi pueblo es pequeñito
como el de Jesús de Nazaret,
mucha arena, muchas piedras,
muchas grietas en que se acunan ríos

Y se usa saludar, buenos días,
buenos días, saludarse y quererse
como buenos vecinos

Y en las mañanas camino al viñedo
los labriegos te regalan con tonadas
ya olvidadas pero muy queridas y
cantan mil gorriones en patios de carilla.

Por eso:
Cuando escucho una guitarra me dan
ganas de volar, me dan ganas de volar,
a donde cantan los teros donde yo
dí el primer beso, donde yo aprendí a cantar.
A donde cantan los teros donde yo dí
el primer beso, donde yo aprendí a cantar.

Recuerdo, recuerdo entre recuerdos la
vez primera que de las manos me frota
un verso, un verso así no mas sin mucho
vuelo, tal vez era un pretexto para poder
cantar, es que estaba enamorado y
recuerdo, recuerdo que la besé y
besándola viaje hasta sus entrañas
sembré y al tiempo coseche dos hijos,
dos hijos pero un día eso, eso acabó
como se acaba un sueño y quede triste
y solo como el hombre primero.

Y al escuchar la guitarra yo me quise despertar,
yo me quise despertar y que todo fuera un
sueño, un triste y oscuro sueño que nada
fuera verdad y que todo fuera un sueño,
un triste y oscuro sueño que nada fuera verdad.

Hoy de regreso al niño bajo el sol de la siesta,
Carlos Esmoris y yo codo a codo tan niños y
la vejez ya a cuestas, juraban con los padres
nuestros cuerpos pequeños, capitanes del
río dueños de tanta arena, pero el tiempo
paso y yo viaje a Buenos Aires gran capital
y supe años mas tarde él también había
viajado, tendido barro y sangre, motivo
de mi canto, en la foto de un diario me
lo encontré callado, adiós amigo querido,
yo nunca te olvidaré.

A veces cuando estoy triste yo te suelo
recordar, yo te suelo recordar con tu
sonrisa de niño señalándome el camino
que vos no supiste hallar, con tu sonrisa
de niño señalándome el camino que
vos no supiste hallar.

Pero eso, eso ya pasó, es el camino
andado y a veces aunque duelo me
gusta recordarlo por ver no más si
puedo hacer no mas que sirva de
algo estos hechos que pasan por
la vida del alma pero cuando llega
la hora de la melancolía, quedo
náufrago, rompo el timón y quedo
a la deriva mis recuerdo y la nostalgia
ha muerto en el canto y entonces y
entonces vivo así.

Adiós mi tierra querida algún día volveré,
algún día volveré a la inocencia perdida
del alma en deuda vencido ya viejo para
querer, a la inocencia perdida del alma
en deuda vencido ya viejo para querer.

Pero lo importante de todo esto es que
ustedes ya saben de donde vengo, de
un pueblo pequeñito como el de Jesús
de Nazareth donde aún se acostumbra
a saludar, buenos días, buenos días,
saludarse y quererse como buenos vecinos

Entonces es lógico que al escuchar
mi guitarra me den ganas de volar
me dan ganas de volar, a donde
cantan los teros donde yo dí el primer
beso, donde yo aprendí a cantar.
A donde cantan los teros donde yo dí
el primer beso, donde yo aprendí a cantar.

Buenos días, buenos días, saludarse
y quererse como buenos vecinos.

6 comentarios:

AnKaBeDi dijo...

Quisiera saber de qué página puedo descargar esta canción

andreita dijo...

que bien que la enocntre, la buscaba desde hace mucho

Jorge Augusto Molina Ortiz dijo...

Puede alguien darme la tablatura o las notas para guitarra de mi historia cancion de leonardo favio
Gracias

Jorge Augusto Molina Ortiz dijo...

Puede alguien darme la tablatura o las notas para guitarra de mi historia cancion de leonardo favio
Gracias

Jorge Augusto Molina Ortiz dijo...

Puede alguien darme la tablatura o las notas para guitarra de mi historia cancion de leonardo favio
Gracias

Jorge Augusto Molina Ortiz dijo...

Puede alguien darme la tablatura o las notas para guitarra de mi historia cancion de leonardo favio
Gracias