EL PORTON DE MARIO




Era un gorrión quebrado fragil bello
que confundió la luna con el buen
sol.

Regaba en las esquinas su risa
fresca yo robaba monedas pensando en vos.

Tu perfume de acacias pobló mi pieza,
dueña de las estrellas y del sanjón,
donde una noche tibia de luna llena
frente al portón del Mario junto a las
rosas pensó en amor.

Bajo el techo tendido de cañas huecas,
arde mi cuerpo niño soñá con vos,
pantaloncitos rotos por la vereda
transita mi esperanza mi sed de amor.

Temeroso te miro desde la esquina
bajo la luz difusa de aquel farol y timido
amante niño traigo monedas que he
robado esta tarde mujer solo
pensando en vos.

Yo no olvido tus besos ni tus caricias,
ni tu risa ni mis nervios ni aquel olor tu perfume
de acacias de las acequias ni aquel amor
primero junto a las rosas frente al porton.

Y aquel amor primero mujer junto a
las rosas frente al portón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Realmente brillante,....un genio,.un idolo,...saludos desde Atlantida...Uruguay